Redacción/Prensa Casa Presidencial 

  • Estas palabras fueron expresadas por Edwin Ramírez, diseñador de modas que reinventó su negocio tras la pandemia mundial por el COVID-19.

  • Cuatro pequeños empresarios conversaron con el mandatario Alvarado y la ministra de Economía sobre sus experiencias en la reconversión de sus negocios.


San José.  “Yo amo este país, por eso estoy aquí luchando con mis costureras y mis clientes porque sí hay esperanza”. Edwin Ramírez diseñador de modas, acudió este martes a Casa Presidencial para contarle al presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada y la ministra de Economía, Industria y Comercio, Victoria Hernández, y a cientos de personas que se unieron a la transmisión en vivo en las redes sociales, cómo él y otros tres emprendedores y pequeños empresarios reconvirtieron sus negocios para adaptarse a los tiempos difíciles que se viven con la pandemia.

Ramírez lanzó la campaña “Vestite con Solidaridad”, cuya producción en tiempos de confinamiento se orientó al diseño de pijamas y ropa cómoda para estar en casa. Su emprendimiento se considera solidario, por lo cual decidió dedicar un 20% de sus ganancias a comprar diarios para familias necesitadas de Isla Venado.

“Dejamos atrás el miedo para buscar un emprendimiento que nos ayudara a salir adelante, son momentos de ser solidarios y ayudarnos unos a otros” expresó  Arlette Chaves junto a su hija de 13 años, Jimena, con quien hornea los queques de la receta de la abuela, Queques de Antaño.  Esta comunicadora, locutora y periodista, al ver los ingresos de su hogar disminuidos, emprendió una alternativa productiva en la que cuenta con el apoyo y participación de su familia. 

Asimismo, José Quirós, cuyo negocio previo al COVID-19 se dedicaba a la organización de eventos, reconvirtió su empresa en una importadora de mascarillas certificadas y termómetros, de manera tal que pudo continuar ofreciendo empleo a sus trabajadores.

Por su parte a Mariana Arrea la pandemia la sorprendió apenas meses después de comprar la empresa de heladería, CremRica.  Ella también decidió darle otro enfoque de negocio a su empresa, pasando de vender sus helados a restaurantes, a tener que hacerlo casa por casa. 

La ministra Hernández explicó a los emprendedores que “las cadenas de valor, el acceso a los recursos crediticios y la relación positiva con actores clave son los tres eslabones en la receta del éxito en la reconversión de los pequeños negocios”.

El mandatario Alvarado finalizó la transmisión con un mensaje de esperanza para los costarricenses: “Costa Rica es un país con talento y fortaleza, con innovación y trabajo saldremos adelante”.

“Yo amo este país, por eso estoy aquí luchando con mis costureras y mis clientes porque sí hay esperanza”

8 julio, 2020 12:52 pm

 

Redacción/Prensa Casa Presidencial 

  • Estas palabras fueron expresadas por Edwin Ramírez, diseñador de modas que reinventó su negocio tras la pandemia mundial por el COVID-19.

  • Cuatro pequeños empresarios conversaron con el mandatario Alvarado y la ministra de Economía sobre sus experiencias en la reconversión de sus negocios.


San José.  “Yo amo este país, por eso estoy aquí luchando con mis costureras y mis clientes porque sí hay esperanza”. Edwin Ramírez diseñador de modas, acudió este martes a Casa Presidencial para contarle al presidente de la República, Carlos Alvarado Quesada y la ministra de Economía, Industria y Comercio, Victoria Hernández, y a cientos de personas que se unieron a la transmisión en vivo en las redes sociales, cómo él y otros tres emprendedores y pequeños empresarios reconvirtieron sus negocios para adaptarse a los tiempos difíciles que se viven con la pandemia.

Ramírez lanzó la campaña “Vestite con Solidaridad”, cuya producción en tiempos de confinamiento se orientó al diseño de pijamas y ropa cómoda para estar en casa. Su emprendimiento se considera solidario, por lo cual decidió dedicar un 20% de sus ganancias a comprar diarios para familias necesitadas de Isla Venado.

“Dejamos atrás el miedo para buscar un emprendimiento que nos ayudara a salir adelante, son momentos de ser solidarios y ayudarnos unos a otros” expresó  Arlette Chaves junto a su hija de 13 años, Jimena, con quien hornea los queques de la receta de la abuela, Queques de Antaño.  Esta comunicadora, locutora y periodista, al ver los ingresos de su hogar disminuidos, emprendió una alternativa productiva en la que cuenta con el apoyo y participación de su familia. 

Asimismo, José Quirós, cuyo negocio previo al COVID-19 se dedicaba a la organización de eventos, reconvirtió su empresa en una importadora de mascarillas certificadas y termómetros, de manera tal que pudo continuar ofreciendo empleo a sus trabajadores.

Por su parte a Mariana Arrea la pandemia la sorprendió apenas meses después de comprar la empresa de heladería, CremRica.  Ella también decidió darle otro enfoque de negocio a su empresa, pasando de vender sus helados a restaurantes, a tener que hacerlo casa por casa. 

La ministra Hernández explicó a los emprendedores que “las cadenas de valor, el acceso a los recursos crediticios y la relación positiva con actores clave son los tres eslabones en la receta del éxito en la reconversión de los pequeños negocios”.

El mandatario Alvarado finalizó la transmisión con un mensaje de esperanza para los costarricenses: “Costa Rica es un país con talento y fortaleza, con innovación y trabajo saldremos adelante”.