Prensa CCSS

Unidad de Prevención y Control de Infecciones establece vigilancia activa de casos sospechosos y capacita personal.

La dirección general del hospital San Juan de Dios (HSJD) en conjunto con la unidad de Prevención y Control de Infecciones Intrahospitalarias (UPCI) establecieron un salón de aislamiento (cohorte) al detectar la presencia de microorganismo resistente a los antibióticos.

Se trata de enzimas que reciben el nombre de carbapenemasas, las cuales se adhieren a las bacterias haciéndolas resistentes a los antibióticos.

Según explicó el doctor Manuel Ramírez Cardoce, jefe del servicio de Infectología y coordinador de la UPCI, los carbapenemasas son un mecanismo de resistencia a los antibióticos que se “pega” a las bacterias haciéndolas más fuertes, lo que hace que ningún antibiótico funcione.

Los pacientes que han presentado esta situación son los críticamente enfermos que han estado en procesos largos de internamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), post covid agudo, los que tienen el sistema inmunitario afectado por cáncer, quimioterapia u otras enfermedades crónicas, así como los que están en estado terminal.

“El mecanismo de resistencia consiste en una estructura que las bacterias adquieren y se lo pasan una a la otra, no necesariamente de la misma especie, puede ser entre especies diferentes, es como si la bacteria utilizara un anillo donde lleva toda la maquinaria (genes) para destruir los antibióticos” explicó el infectólogo.

“En el cuerpo del individuo la bacteria utiliza esta “arma” a favor destruyendo los antibióticos, por lo tanto, la persona que adquiere esta bacteria reforzada con el mecanismo de resistencia y desarrolla una infección, es prácticamente intratable con los antibióticos que actualmente existen y por esto la probabilidad de muerte es bastante alta en estos pacientes” afirmó el especialista.

Estas bacterias se transmiten por contacto, y están en las superficies o en dispositivos, por esta razón la limpieza, la desinfección, el lavado de manos, y el uso de equipo de protección personal es vital, porque el microorganismo además de ser resistente a los antibióticos se adhiere a las superficies. El hospital desinfectó las áreas donde estaban los pacientes internados antes del aislamiento.

A la fecha el centro médico ha logrado contener el contagio de otros pacientes. El centro médico está realizando tamizajes en UCI para detectar la presencia de este microorganismo sin encontrar a la fecha más pacientes colonizados gracias a las medidas de prevención y control de infecciones, las cuales se seguirán reforzando.

En febrero se detectaron los primeros cinco casos en la Unidad de Cuidados Intensivos, se tomaron todas las medidas correspondientes y se estableció coordinación con el Centro Nacional de Referencia de Bacteriología (del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (CNRB-Inciensa) para la recepción y estudio de las cepas. Hasta el momento se desconoce cómo este mecanismo de resistencia ingresó al centro médico.  A la fecha un total 27 pacientes han presentado este mecanismo de resistencia a los antibióticos, de estos cinco egresaron, tres están en aislamiento, uno permanece en otra área del hospital libre del microorganismo y 18 fallecieron.

Al ser pacientes que presentan una serie de comorbilidades y complicaciones asociadas, sus organismos están altamente comprometidos con un pronóstico reservado, por lo que ante la presencia de una bacteria con estas características y sin tratamiento de antibiótico que ofrecerles, el riesgo de muerte es muy alto.

La doctora María Eugenia Villalta Bonilla, directora general a.i. del San Juan de Dios indicó que se están implementando medidas más estrictas para la disminución de los casos, entre ellas mencionó la vigilancia de los casos sospechosos con el fin de implementar las medidas de contención y prevención, se estableció un salón para el aislamiento de los pacientes (cohorte) que cuenta con personal de aseo, enfermería y médico exclusivo para su atención, se está reforzando todo lo relacionado con la desinfección de las  diferentes áreas del hospital, como también la limpieza de la unidad de paciente (cama, mesa puente y mesa de noche) de forma recurrente, además la UPCI está capacitando al personal de todas las áreas sobre la forma de actuar del microorganismo y las acciones que deben realizar.

“Con estas medidas y una vigilancia permanente de las mismas, lo que buscamos es limitar la diseminación del microorganismo, así que estamos reforzando todas las acciones al máximo para lograr un impacto mayor.” indicó la doctora Villalta.

San Juan de Dios detecta microorganismo resistente a los antibióticos y establece medidas de aislamiento

20 junio, 2021 11:08 am

Prensa CCSS

Unidad de Prevención y Control de Infecciones establece vigilancia activa de casos sospechosos y capacita personal.

La dirección general del hospital San Juan de Dios (HSJD) en conjunto con la unidad de Prevención y Control de Infecciones Intrahospitalarias (UPCI) establecieron un salón de aislamiento (cohorte) al detectar la presencia de microorganismo resistente a los antibióticos.

Se trata de enzimas que reciben el nombre de carbapenemasas, las cuales se adhieren a las bacterias haciéndolas resistentes a los antibióticos.

Según explicó el doctor Manuel Ramírez Cardoce, jefe del servicio de Infectología y coordinador de la UPCI, los carbapenemasas son un mecanismo de resistencia a los antibióticos que se “pega” a las bacterias haciéndolas más fuertes, lo que hace que ningún antibiótico funcione.

Los pacientes que han presentado esta situación son los críticamente enfermos que han estado en procesos largos de internamiento en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), post covid agudo, los que tienen el sistema inmunitario afectado por cáncer, quimioterapia u otras enfermedades crónicas, así como los que están en estado terminal.

“El mecanismo de resistencia consiste en una estructura que las bacterias adquieren y se lo pasan una a la otra, no necesariamente de la misma especie, puede ser entre especies diferentes, es como si la bacteria utilizara un anillo donde lleva toda la maquinaria (genes) para destruir los antibióticos” explicó el infectólogo.

“En el cuerpo del individuo la bacteria utiliza esta “arma” a favor destruyendo los antibióticos, por lo tanto, la persona que adquiere esta bacteria reforzada con el mecanismo de resistencia y desarrolla una infección, es prácticamente intratable con los antibióticos que actualmente existen y por esto la probabilidad de muerte es bastante alta en estos pacientes” afirmó el especialista.

Estas bacterias se transmiten por contacto, y están en las superficies o en dispositivos, por esta razón la limpieza, la desinfección, el lavado de manos, y el uso de equipo de protección personal es vital, porque el microorganismo además de ser resistente a los antibióticos se adhiere a las superficies. El hospital desinfectó las áreas donde estaban los pacientes internados antes del aislamiento.

A la fecha el centro médico ha logrado contener el contagio de otros pacientes. El centro médico está realizando tamizajes en UCI para detectar la presencia de este microorganismo sin encontrar a la fecha más pacientes colonizados gracias a las medidas de prevención y control de infecciones, las cuales se seguirán reforzando.

En febrero se detectaron los primeros cinco casos en la Unidad de Cuidados Intensivos, se tomaron todas las medidas correspondientes y se estableció coordinación con el Centro Nacional de Referencia de Bacteriología (del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (CNRB-Inciensa) para la recepción y estudio de las cepas. Hasta el momento se desconoce cómo este mecanismo de resistencia ingresó al centro médico.  A la fecha un total 27 pacientes han presentado este mecanismo de resistencia a los antibióticos, de estos cinco egresaron, tres están en aislamiento, uno permanece en otra área del hospital libre del microorganismo y 18 fallecieron.

Al ser pacientes que presentan una serie de comorbilidades y complicaciones asociadas, sus organismos están altamente comprometidos con un pronóstico reservado, por lo que ante la presencia de una bacteria con estas características y sin tratamiento de antibiótico que ofrecerles, el riesgo de muerte es muy alto.

La doctora María Eugenia Villalta Bonilla, directora general a.i. del San Juan de Dios indicó que se están implementando medidas más estrictas para la disminución de los casos, entre ellas mencionó la vigilancia de los casos sospechosos con el fin de implementar las medidas de contención y prevención, se estableció un salón para el aislamiento de los pacientes (cohorte) que cuenta con personal de aseo, enfermería y médico exclusivo para su atención, se está reforzando todo lo relacionado con la desinfección de las  diferentes áreas del hospital, como también la limpieza de la unidad de paciente (cama, mesa puente y mesa de noche) de forma recurrente, además la UPCI está capacitando al personal de todas las áreas sobre la forma de actuar del microorganismo y las acciones que deben realizar.

“Con estas medidas y una vigilancia permanente de las mismas, lo que buscamos es limitar la diseminación del microorganismo, así que estamos reforzando todas las acciones al máximo para lograr un impacto mayor.” indicó la doctora Villalta.