Foto Ilustrativa

Presidencia

  •   Innovación hospitalaria permitió que ningún paciente se quedara sin cama UCI.
  • A un año del primer caso positivo del virus SARS-CoV-2 se registra la pérdida de cerca de 2.850 vidas.
  • Se han aplicado más de 200 mil dosis de la vacuna contra el COVID-19.
  •  “Sigue intacto nuestro compromiso de trabajar por preservar la salud y la vida, impulsar la vacunación y propiciar una mayor actividad económica para seguir recuperando empleos”, dijo el Presidente Alvarado, en cadena nacional.

“Hemos confirmado el primer caso de coronavirus en Costa Rica”: estas fueron las palabras del ministro de Salud, Daniel Salas, para confirmar que el virus SARS-CoV-2 había llegado al país. De esto, ha pasado un año y desde antes de ese momento ya nos preparábamos para atender al principal paciente, Costa Rica.

La planificación para la llegada inminente del virus se dio desde meses atrás con la activación del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que se ha mantenido durante los más de 365 días de pandemia, para la toma de decisiones con enfoque técnico, científico, económico y sanitario.

Ante la confirmación del primer caso de COVID-19, el 16 de marzo el Gobierno de la República declaró Estado de Emergencia en todo el territorio nacional, activando los protocolos sanitarios y medidas necesarias para evitar la propagación del contagio del virus y salvar vidas.

“En el momento en que el doctor Daniel Salas anunció, el primer caso me dio mucho miedo, más que miedo, pánico y dolor. En ese momento pensé que Dios nos acompañara porque somos un país pequeño y teníamos que correr mucho en cuanto a todo lo que fuera de salud”, así lo recordó Yanory Alvarado, de 67 años, al recordar sus emociones un año atrás.

Para no repetir escenarios vistos otros países, se inició de manera acelerada un plan de expansión de la capacidad hospitalaria en todo el país para garantizar la atención inmediata en el sistema de salud.

En apenas 11 días el Centro Nacional de Rehabilitación (CENARE) se transformó en el Centro Especializado de Atención para Pacientes con COVID-19 (CEACO), que aún recibe pacientes de todo el país para cuidados moderados, severos y críticos.

Se aceleró la apertura de la Torre Este del Hospital Calderón Guardia y se preparó para atender pacientes con el nuevo coronavirus, se adaptó el Hospital Nacional Psiquiátrico; además se aumentó la capacidad de camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para COVID-19 de 24 en marzo a 359 en cuestión de meses en todo el país.

En tiempo record la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) logró modificar instalaciones para la atención diferenciada en los centros de salud para proteger a los pacientes de otras patologías, reorganizar los flujos para el tránsito de personas y dotar de equipamiento especializado, ampliación de la capacidad de laboratorios, lo cual fue clave para los resultados obtenidos.

En el momento de mayor incertidumbre miles de personas: personal de salud, policías, bomberos, socorristas, transportistas y trabajadores esenciales; dieron un paso al frente y se colocaron en la primera línea de atención de la emergencia.

Las medidas sanitarias como la restricción vehicular sanitaria, el llamado a quedarse en casa, a teletrabajar, el cierre de fronteras, la suspensión de actividades y el cierre de centros concentración masiva,  permitieron la desaceleración del virus.

En cadena nacional el presidente de la República, Carlos Alvarado, envió su sentido pésame por las vidas de a todas las personas que han pedido vida en la lucha contra el SARS-CoV-2. “365 días después del primer caso de COVID-19 en Costa Rica, el país entero lamenta la pérdida de cerca de 2.850 vidas que la pandemia nos ha arrebatado”.

La pandemia ha tenido serias implicaciones económicas y sociales, ante esto, el país entero se unió para salir adelante: Gobierno, Asamblea Legislativa, empresa privada, sectores sociales y sociedad civil. Gracias a esta articulación país se garantizó el acceso a la salud, educación y alimentación.

Se creó el bono Proteger que dio un alivio económico a 724 mil personas que vieron sus ingresos afectados por la reducción o suspensión de sus jornadas laborales. Del total de entregas, la mayor cantidad fue para mujeres, estas recibieron 388.804 bonos, 335.484 bonos fueron para hombres y 42 para personas intersex.

Tan solo una semana después del cierre de todos los centros educativos y comedores escolares en el país, el Ministerio de Educación Pública (MEP) ya había logrado realizar la primera entrega de alimentos. A la fecha más de 850 mil estudiantes han recibido paquetes de alimentación en un trabajo conjunto con el Consejo Nacional de Producción (CNP), además de 42.500 familias han recibido alimentación por parte de CEN-CINAI.

Por su parte, en un trabajo articulado con la empresa privada y donaciones de la sociedad más de 300 mil familias recibieron paquetes de alimentación y limpieza, por parte de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) y la campaña “Con Vos Podemos”.

En un esfuerzo interinstitucional del Ministerio de Comercio Exterior (COMEX), la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER), el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) se benefició a 200 empresas exportadoras para su operación, con el plan Alivio, además de asesorías especializadas con el objetivo de incrementar la competitividad, la diversificación y facilitar el acceso de más productos costarricenses a los mercados internacionales.

Los bancos y entidades financieras readecuaron sus condiciones crediticias, dieron acompañamiento y condiciones más flexibles a quienes no podían pagar sus servicios y los servicios públicos. Esto dio un respiro a la población en momentos de incertidumbre.

El país logró el regreso de más de 9.000 costarricenses, procedentes de 103 países y territorios distintos, en prácticamente todos los continentes, algunos provenientes de destinos tan lejanos como Guinea-Bissau, Namibia, Sudán del Sur o Tanzania; gracias al trabajo de la Cancillería junto a otras instituciones como la Dirección General de Aviación Civil, el Ministerio de Salud y la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME).

Además, se colaboró con el regreso a su país de origen de más de 18.000 personas de 40 distintas nacionalidades que permanecían en Costa Rica, como turistas o estaban de paso, mientras que otros arribaron desde países de Centroamérica para tomar el vuelo que los llevaría de vuelta a sus países. En total, se realizaron más de 100 vuelos de esta naturaleza.

Asimismo las gestiones de cooperación internacional permitieron concretar donaciones y ofrecimientos de ayuda por $30 millones.

Se destinaron cerca de 375 mil millones para la atención social de más de 1.5 millones de personas de poblaciones en situaciones de vulnerabilidad que incluye a personas adultas mayores, con discapacidad, en situación de calle, territorios indígenas, asentamientos informales, mujeres, menores de edad, en pobreza extrema, entre otras.

Además se habilitaron albergues en todo el país para que las personas que no contaban con las condiciones para enfrentar su aislamiento pasaran su enfermedad en un marco de derechos humanos.

Para impulsar la reapertura gradual y sanitariamente controlada de nuestra economía, desarrollamos el modelo compartido Costa Rica trabaja y se cuida, un trabajo en conjunto con los gobiernos locales, la empresa  privada, organizaciones y diversos sectores sociales.

El 23 de diciembre, Costa Rica se convirtió en el sétimo país en el mundo en contar con la vacuna contra el COVID-19. Hemos recibido más de 386 mil dosis con lo que hemos aplicado más de 200 mil vacunas para las personas de los dos primeros grupos prioritarios de personas, la primera línea de atención y personas mayores de 58 años. Esta es la herramienta más importante para proteger la salud pública y a la vez impulsar la recuperación económica del país.

Por su parte, el mecanismo multilateral COVAX informó que en mayo próximo se recibirán 218.400 dosis (en un primer envío) de la vacuna contra el SARS-CoV-2 de AstraZeneca. Esto forma parte del total de vacunas para más de un millón de habitantes acordados con el mecanismo para cubrir así al 20% de la población.

Mientras que AstraZeneca comunicó que realizará la entrega de 204.000 dosis también en mayo, como parte del suministro de un millón de dosis de vacunas acordado en noviembre del año pasado.

Doña Yanory, vecina de Cartago, ya cuenta con su esquema de vacunación completo desde el pasado 3 de febrero y ve con ilusión el camino por venir. “Claro que sí siento esperanza, tenemos que tener siempre abierta la esperanza a que vamos a tener un día mejor mañana”.

Gracias al trabajo conjunto poco a poco se levanta.Con enfoque sanitario y económico se inició la reactivación del sector turismo, se han recuperado más de 261 mil empleos de julio a la fecha, a pesar de la pandemia el país registró el 2020 como el año con más ingresos por exportaciones de bienes alcanzando $11 mil millones. La población ha podido regresar a disfrutar de las playas, centros comerciales, gimnasios, iglesias, restaurantes y parques con apego a los protocolos sanitarios y en febrero pasado, cerca de 1.2 millones de estudiantes y 68 mil docentes regresaron de manera segura a las aulas en escuelas y colegios.

Simultáneamente a la atención de la emergencia se continuó con el trabajo para procurar que el país se levante de la mejor manera de las secuelas provocadas por el COVID-19, se ha inaugurado infraestructura vial, educativa y se han realizado mesas de diálogo multisectoriales para encontrar consensos nacionales.

Hoy, nuestro paciente -Costa Rica- es diferente, ha enfrentado este reto con innovación, rigurosidad, solidaridad y resiliencia, en donde la mejor prevención ha sido el compromiso de cada costarricense.

“El camino recorrido nos ha enseñado que debemos continuar con fuerza, a sentirnos orgullosos del trabajo realizado, y continuar protegiendo a nuestros seres queridos. Sigue intacto nuestro compromiso de trabajar por preservar la salud y la vida, impulsar la vacunación y propiciar una mayor actividad económica para seguir recuperando empleos”, dijo el mandatario recordando que el país ha trabajado con mística y esencia intacta.

Lucha contra el COVID-19 es un logro país

7 marzo, 2021 8:14 pm
Foto Ilustrativa

Presidencia

  •   Innovación hospitalaria permitió que ningún paciente se quedara sin cama UCI.
  • A un año del primer caso positivo del virus SARS-CoV-2 se registra la pérdida de cerca de 2.850 vidas.
  • Se han aplicado más de 200 mil dosis de la vacuna contra el COVID-19.
  •  “Sigue intacto nuestro compromiso de trabajar por preservar la salud y la vida, impulsar la vacunación y propiciar una mayor actividad económica para seguir recuperando empleos”, dijo el Presidente Alvarado, en cadena nacional.

“Hemos confirmado el primer caso de coronavirus en Costa Rica”: estas fueron las palabras del ministro de Salud, Daniel Salas, para confirmar que el virus SARS-CoV-2 había llegado al país. De esto, ha pasado un año y desde antes de ese momento ya nos preparábamos para atender al principal paciente, Costa Rica.

La planificación para la llegada inminente del virus se dio desde meses atrás con la activación del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), que se ha mantenido durante los más de 365 días de pandemia, para la toma de decisiones con enfoque técnico, científico, económico y sanitario.

Ante la confirmación del primer caso de COVID-19, el 16 de marzo el Gobierno de la República declaró Estado de Emergencia en todo el territorio nacional, activando los protocolos sanitarios y medidas necesarias para evitar la propagación del contagio del virus y salvar vidas.

“En el momento en que el doctor Daniel Salas anunció, el primer caso me dio mucho miedo, más que miedo, pánico y dolor. En ese momento pensé que Dios nos acompañara porque somos un país pequeño y teníamos que correr mucho en cuanto a todo lo que fuera de salud”, así lo recordó Yanory Alvarado, de 67 años, al recordar sus emociones un año atrás.

Para no repetir escenarios vistos otros países, se inició de manera acelerada un plan de expansión de la capacidad hospitalaria en todo el país para garantizar la atención inmediata en el sistema de salud.

En apenas 11 días el Centro Nacional de Rehabilitación (CENARE) se transformó en el Centro Especializado de Atención para Pacientes con COVID-19 (CEACO), que aún recibe pacientes de todo el país para cuidados moderados, severos y críticos.

Se aceleró la apertura de la Torre Este del Hospital Calderón Guardia y se preparó para atender pacientes con el nuevo coronavirus, se adaptó el Hospital Nacional Psiquiátrico; además se aumentó la capacidad de camas de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) para COVID-19 de 24 en marzo a 359 en cuestión de meses en todo el país.

En tiempo record la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) logró modificar instalaciones para la atención diferenciada en los centros de salud para proteger a los pacientes de otras patologías, reorganizar los flujos para el tránsito de personas y dotar de equipamiento especializado, ampliación de la capacidad de laboratorios, lo cual fue clave para los resultados obtenidos.

En el momento de mayor incertidumbre miles de personas: personal de salud, policías, bomberos, socorristas, transportistas y trabajadores esenciales; dieron un paso al frente y se colocaron en la primera línea de atención de la emergencia.

Las medidas sanitarias como la restricción vehicular sanitaria, el llamado a quedarse en casa, a teletrabajar, el cierre de fronteras, la suspensión de actividades y el cierre de centros concentración masiva,  permitieron la desaceleración del virus.

En cadena nacional el presidente de la República, Carlos Alvarado, envió su sentido pésame por las vidas de a todas las personas que han pedido vida en la lucha contra el SARS-CoV-2. “365 días después del primer caso de COVID-19 en Costa Rica, el país entero lamenta la pérdida de cerca de 2.850 vidas que la pandemia nos ha arrebatado”.

La pandemia ha tenido serias implicaciones económicas y sociales, ante esto, el país entero se unió para salir adelante: Gobierno, Asamblea Legislativa, empresa privada, sectores sociales y sociedad civil. Gracias a esta articulación país se garantizó el acceso a la salud, educación y alimentación.

Se creó el bono Proteger que dio un alivio económico a 724 mil personas que vieron sus ingresos afectados por la reducción o suspensión de sus jornadas laborales. Del total de entregas, la mayor cantidad fue para mujeres, estas recibieron 388.804 bonos, 335.484 bonos fueron para hombres y 42 para personas intersex.

Tan solo una semana después del cierre de todos los centros educativos y comedores escolares en el país, el Ministerio de Educación Pública (MEP) ya había logrado realizar la primera entrega de alimentos. A la fecha más de 850 mil estudiantes han recibido paquetes de alimentación en un trabajo conjunto con el Consejo Nacional de Producción (CNP), además de 42.500 familias han recibido alimentación por parte de CEN-CINAI.

Por su parte, en un trabajo articulado con la empresa privada y donaciones de la sociedad más de 300 mil familias recibieron paquetes de alimentación y limpieza, por parte de la Comisión Nacional de Prevención de Riesgos y Atención de Emergencias (CNE) y la campaña “Con Vos Podemos”.

En un esfuerzo interinstitucional del Ministerio de Comercio Exterior (COMEX), la Promotora del Comercio Exterior de Costa Rica (PROCOMER), el Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA) se benefició a 200 empresas exportadoras para su operación, con el plan Alivio, además de asesorías especializadas con el objetivo de incrementar la competitividad, la diversificación y facilitar el acceso de más productos costarricenses a los mercados internacionales.

Los bancos y entidades financieras readecuaron sus condiciones crediticias, dieron acompañamiento y condiciones más flexibles a quienes no podían pagar sus servicios y los servicios públicos. Esto dio un respiro a la población en momentos de incertidumbre.

El país logró el regreso de más de 9.000 costarricenses, procedentes de 103 países y territorios distintos, en prácticamente todos los continentes, algunos provenientes de destinos tan lejanos como Guinea-Bissau, Namibia, Sudán del Sur o Tanzania; gracias al trabajo de la Cancillería junto a otras instituciones como la Dirección General de Aviación Civil, el Ministerio de Salud y la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME).

Además, se colaboró con el regreso a su país de origen de más de 18.000 personas de 40 distintas nacionalidades que permanecían en Costa Rica, como turistas o estaban de paso, mientras que otros arribaron desde países de Centroamérica para tomar el vuelo que los llevaría de vuelta a sus países. En total, se realizaron más de 100 vuelos de esta naturaleza.

Asimismo las gestiones de cooperación internacional permitieron concretar donaciones y ofrecimientos de ayuda por $30 millones.

Se destinaron cerca de 375 mil millones para la atención social de más de 1.5 millones de personas de poblaciones en situaciones de vulnerabilidad que incluye a personas adultas mayores, con discapacidad, en situación de calle, territorios indígenas, asentamientos informales, mujeres, menores de edad, en pobreza extrema, entre otras.

Además se habilitaron albergues en todo el país para que las personas que no contaban con las condiciones para enfrentar su aislamiento pasaran su enfermedad en un marco de derechos humanos.

Para impulsar la reapertura gradual y sanitariamente controlada de nuestra economía, desarrollamos el modelo compartido Costa Rica trabaja y se cuida, un trabajo en conjunto con los gobiernos locales, la empresa  privada, organizaciones y diversos sectores sociales.

El 23 de diciembre, Costa Rica se convirtió en el sétimo país en el mundo en contar con la vacuna contra el COVID-19. Hemos recibido más de 386 mil dosis con lo que hemos aplicado más de 200 mil vacunas para las personas de los dos primeros grupos prioritarios de personas, la primera línea de atención y personas mayores de 58 años. Esta es la herramienta más importante para proteger la salud pública y a la vez impulsar la recuperación económica del país.

Por su parte, el mecanismo multilateral COVAX informó que en mayo próximo se recibirán 218.400 dosis (en un primer envío) de la vacuna contra el SARS-CoV-2 de AstraZeneca. Esto forma parte del total de vacunas para más de un millón de habitantes acordados con el mecanismo para cubrir así al 20% de la población.

Mientras que AstraZeneca comunicó que realizará la entrega de 204.000 dosis también en mayo, como parte del suministro de un millón de dosis de vacunas acordado en noviembre del año pasado.

Doña Yanory, vecina de Cartago, ya cuenta con su esquema de vacunación completo desde el pasado 3 de febrero y ve con ilusión el camino por venir. “Claro que sí siento esperanza, tenemos que tener siempre abierta la esperanza a que vamos a tener un día mejor mañana”.

Gracias al trabajo conjunto poco a poco se levanta.Con enfoque sanitario y económico se inició la reactivación del sector turismo, se han recuperado más de 261 mil empleos de julio a la fecha, a pesar de la pandemia el país registró el 2020 como el año con más ingresos por exportaciones de bienes alcanzando $11 mil millones. La población ha podido regresar a disfrutar de las playas, centros comerciales, gimnasios, iglesias, restaurantes y parques con apego a los protocolos sanitarios y en febrero pasado, cerca de 1.2 millones de estudiantes y 68 mil docentes regresaron de manera segura a las aulas en escuelas y colegios.

Simultáneamente a la atención de la emergencia se continuó con el trabajo para procurar que el país se levante de la mejor manera de las secuelas provocadas por el COVID-19, se ha inaugurado infraestructura vial, educativa y se han realizado mesas de diálogo multisectoriales para encontrar consensos nacionales.

Hoy, nuestro paciente -Costa Rica- es diferente, ha enfrentado este reto con innovación, rigurosidad, solidaridad y resiliencia, en donde la mejor prevención ha sido el compromiso de cada costarricense.

“El camino recorrido nos ha enseñado que debemos continuar con fuerza, a sentirnos orgullosos del trabajo realizado, y continuar protegiendo a nuestros seres queridos. Sigue intacto nuestro compromiso de trabajar por preservar la salud y la vida, impulsar la vacunación y propiciar una mayor actividad económica para seguir recuperando empleos”, dijo el mandatario recordando que el país ha trabajado con mística y esencia intacta.