Patricia Méndez Reprogramadora para el Éxito www.patriciamendez.net

Hace poco me encontré con esta metáfora y no dude un segundo en compartirla contigo. Se trata de la Parábola del Colibrí:

Esta historia comienza en un bosque grande y antiguo, placido, tupido de árboles y en el que vivían infinidad de animales.

Llegó el verano y con el intenso calor, las sequías. Esto provoco que comenzaran los incendios. El fuego se extendía rápidamente por el bosque y los animales, asustados, comenzaron a huir.

En medio de la confusión, un pequeño colibrí comenzó a volar en sentido contrario a la dirección del resto de los animales.

El pequeño pájaro volaba una y otra vez hasta un lago en el centro del bosque, cargaba unas pequeñas gotas de agua y las esparcía por sobre las llamas. Leones, Jirafas, Elefantes y otros, asombrados no dejaban de mirar al pequeño animal, en tan asombroso accionar. Luego de un buen rato de observarlo, uno de ellos le preguntó: ¿Qué estás haciendo? ¿A dónde vas? ¿Por qué no huyes del fuego? El colibrí, se paró sólo un instante y mirándolos, como todos huían del lugar, les contesto: “En este bosque esta mi vida, mi nido y todo lo que construí, al igual que lo de todos ustedes. No quiero que desaparezca, y me sentiría muy mal el saber que pudiendo, desde mi lugar no hice nada. Es por eso que voy volando hasta el lago en medio del bosque, recojo un poco de agua en mi pico y la tiro sobre las llamas para mitigar el fuego”.

El resto de los animales, le decían: estás loco, no servirán unas pocas gotas para apagar tamaña intensidad de llamas, tu solo no podrás apagarlo”

A lo que el colibrí contesto: “Es posible, es posible, sólo estoy cumpliendo con mi parte”; y continuó su incansable vuelo hacia el lago…

Y tú, ¿Ya hiciste tu parte? En ocasiones dudamos del poder que tenemos en manos, y nos olvidamos que vivimos en un entorno rodeados de personas que juntas podemos lograr grandes cosas.

Hoy te invito a no darte por vencido, a compartir lo que sabes y a promover en otros ese buen vivir.

Parábola del Colibrí

13 agosto, 2021 11:08 am

Patricia Méndez Reprogramadora para el Éxito www.patriciamendez.net

Hace poco me encontré con esta metáfora y no dude un segundo en compartirla contigo. Se trata de la Parábola del Colibrí:

Esta historia comienza en un bosque grande y antiguo, placido, tupido de árboles y en el que vivían infinidad de animales.

Llegó el verano y con el intenso calor, las sequías. Esto provoco que comenzaran los incendios. El fuego se extendía rápidamente por el bosque y los animales, asustados, comenzaron a huir.

En medio de la confusión, un pequeño colibrí comenzó a volar en sentido contrario a la dirección del resto de los animales.

El pequeño pájaro volaba una y otra vez hasta un lago en el centro del bosque, cargaba unas pequeñas gotas de agua y las esparcía por sobre las llamas. Leones, Jirafas, Elefantes y otros, asombrados no dejaban de mirar al pequeño animal, en tan asombroso accionar. Luego de un buen rato de observarlo, uno de ellos le preguntó: ¿Qué estás haciendo? ¿A dónde vas? ¿Por qué no huyes del fuego? El colibrí, se paró sólo un instante y mirándolos, como todos huían del lugar, les contesto: “En este bosque esta mi vida, mi nido y todo lo que construí, al igual que lo de todos ustedes. No quiero que desaparezca, y me sentiría muy mal el saber que pudiendo, desde mi lugar no hice nada. Es por eso que voy volando hasta el lago en medio del bosque, recojo un poco de agua en mi pico y la tiro sobre las llamas para mitigar el fuego”.

El resto de los animales, le decían: estás loco, no servirán unas pocas gotas para apagar tamaña intensidad de llamas, tu solo no podrás apagarlo”

A lo que el colibrí contesto: “Es posible, es posible, sólo estoy cumpliendo con mi parte”; y continuó su incansable vuelo hacia el lago…

Y tú, ¿Ya hiciste tu parte? En ocasiones dudamos del poder que tenemos en manos, y nos olvidamos que vivimos en un entorno rodeados de personas que juntas podemos lograr grandes cosas.

Hoy te invito a no darte por vencido, a compartir lo que sabes y a promover en otros ese buen vivir.