CCSS preparada para asumir estrategia mundial de OMS sobre cáncer de cérvix

18 noviembre, 2020 7:35 pm

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) está preparada para asumir la estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre cáncer de cérvix con el objetivo de ser parte del primer grupo de países del mundo en eliminar este tipo cáncer como un problema de salud pública para el año 2030. 

La expresión «eliminación como problema de salud pública» se define como el logro de las metas mundiales medibles donde todos los países trabajan para lograr una incidencia inferior de cuatro casos por 100 000 mujeres al año.  

Para conseguir el objetivo se debe alcanzar alta cobertura en la vacuna papiloma, detección y tratamiento de lesiones precancerosas y tratamiento del cáncer de manera oportuna.

 En términos prácticos las metas 90-70-90 buscan las siguientes métricas:

• el 90% de las niñas inmunizadas totalmente con una vacuna contra el VPH antes de cumplir los 15 años.

• el 70% de las mujeres examinadas mediante una prueba de alta precisión antes de los 35 años y de nuevo antes de los 45 años.

• el 90% de las mujeres diagnosticadas con cáncer del cuello uterino reciben tratamiento, de tal manera que el 90% de las mujeres con lesiones precancerosas son tratadas, y el 90% de las mujeres con cáncer invasivo son tratadas. 

El anuncio se realizó este 17 de noviembre, tras la clausura de la 73.ª Asamblea Mundial de la Salud, donde la OMS lanzó la estrategia calificándola como histórica, pues es la primera vez que se lanza una estrategia para la eliminación de un tipo de cáncer. 

El plazo de la Organización Mundial de la Salud para los primeros países del mundo en conseguir “la triple meta 90/70/90” es el año 2030 (Y la eliminación ocurriría en algún punto entre 2030 y 2038), sin embargo, los países de ingresos medios y bajos con menor desarrollo de su sistema de salud tendrán como plazo para lacanzar la triple meta en el año 2045 (y se espera que la eliminación ocurra después del 2075). 

El gerente médico de la CCSS, doctor Mario Ruiz Cubillo confirmó que la Caja asumirá el reto de llegar a la meta con primeros países del mundo que lo intenten en el 2030. 

Ruiz confía para lograrlo en el respaldo de los funcionarios y de las usuarias, aunque reconoce que el objetivo es estimulante y desafiante, porque “implica hacer un esfuerzo extraordinario al realizado desde el año 2000, en el que se ha logrado la disminución del 40% en enfermedad y del 45% en mortalidad”.  

El gerente señaló como ventaja que la Caja ya cuenta con las herramientas para hacer frente a los dos ejes más importantes de la estrategia: la vacuna papiloma en el esquema básico de vacunación, y los exámenes para el hallazgo de lesiones antes del desarrollo del cáncer en todo el territorio nacional gracias a la presencia de los ebáis en las comunidades. 

Este año el programa de inmunizaciones de la CCSS ha confirmado que la cobertura de la vacuna papiloma es de 90% en la primera dosis y de 67% en la segunda dosis; por lo tanto, el doctor Ruiz hace un llamado a las familias de ese 23% que recibieron la primera dosis para que sellen la protección con la segunda dosis.   

Afortunadamente la Caja tiene la tecnología y el recurso humano para ofrecer el acceso al examen de citología, que son revisados por expertos en el “Centro nacional de citologías”, donde se trabaja con altos índices de calidad diagnóstica y con respuesta rápida y oportuna de los resultados, señaló el gerente como otra las ventajas para asumir el desafío. 

El laboratorio de citologías en un centro altamente tecnológico, que amplió el recurso humano y renovó el equipo técnico con una inversión de $135 470 provenientes del “Proyecto de fortalecimiento para la atención integral del cáncer”.  

Esta inversión permitió el reporte de resultados diligente: se realiza en menos de tres días en tiempo máximo, aunque el promedio es mucho menor. Lo cual aligera el paso en la atención. Según la normativa vigente desde los 2006 tiempos máximos de atención en colposcopía para mujeres con citología alterada son ocho días para el cáncer invasor, 30 días para las lesiones de alto grado y 90 para las de bajo grado.   

Además, yendo un paso más delante de la estrategia internacional, el gerente hizo notar que la institución ya ha comenzado la introducción de la detección del virus papiloma a nivel genético. 

Esto quiere decir que la Caja intenta detectar la presencia del virus papiloma antes de que provoque lesiones, siendo la primera experiencia en la Región Pacífico Central a través del proyecto de investigación ESTAMPA, y luego comenzó un plan piloto en comunidades de Guanacaste (Cañas, Tilarán, Carrillo y Liberia), con la perspectiva de que esa experiencia pueda ampliarse en el futuro a la oferta de servicios. 

¿De dónde partimos hacia la meta? 

• Según datos del “Registro nacional de tumores” la enfermedad en Costa Rica disminuyó 40% entre el 2000 y el 2015 y la mortalidad 45 % entre el 2000 y el 2019.  

• En datos calculados por cada cien mil personas la incidencia pasó de 19,5 a 11,8 por cada cien mil personas al 2015, y la mortalidad pasó de 7,9 a 4,3 al 2019.  

Así, dados el desarrollo de la tecnología actual y el compromiso de las mujeres con su cuidado personal, es posible asumir el reto de reducir el hallazgo de nuevos casos en un 70% como meta al 2030 para llegar a 4 casos por cada 100 mil personas al año en 2030.

El trabajo recorrido en educación

Para alcanzar la meta no solo basta con tener tecnología, recursos humanos calificados y una respuesta oportuna de las redes de atención, las personas deben elevar su propio autocuidado y para eso se necesita ampliar la información que sea necesaria para elevarla conciencia sobre la importancia de las acciones preventivas. 

La educación en salud fortaleció el autocuidado y favoreció la adherencia de las mujeres al Papanicolaou; tanto es así que además de los estudios realizados a nivel institucional, según los resultados revelados en la encuesta de hogares del 2015, el 40% de las mujeres que se realizan el examen cada año lo hacen de manera privada. 

Entre las mujeres que faltan por incorporar al examen anual, sea en lo privado o en lo público, lo más importante es comprender que el cáncer de cérvix es una enfermedad prevenible y curable cuando se detecta temprano y se trata a tiempo.  

Si bien las mujeres tienen conocimiento sobre la importancia preventiva del examen y recurren a él, hay un grupo de mujeres que todavía no han incorporado el examen a su rutina de autocuidado o no lo hacen con la periodicidad recomendada y tienen riesgo de desarrollar un cáncer de cérvix sin darse cuenta. 

Según la Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva de 2015, el 23% de las mujeres entre 20 y 44 años se hacen el Papanicolaou menos de una vez cada dos años. Lo mismo sucede con el 17% de las mujeres entre 45 a 64 años.  

Por eso los equipos de salud saben que alcanzar la meta es un esfuerzo conjunto entre las personas y los sistemas de salud que comienza con la información correcta y el fortalecimiento del autocuidado. 

De acuerdo con la Encuesta de Actualidades de la Universidad de Costa Rica (UCR) de diciembre de 2019 todavía hay espacios donde falta información para que el público tome acciones correctas. 

Entre los hallazgos se destacan los siguientes: 

• El 83% se encuentra de acuerdo en que el virus papiloma se transmite por contacto sexual, 65,2% informa que la vacuna papiloma previene la aparición del cáncer de cuello uterino y 50% indica que también previene la aparición de las verrugas genitales.

Sin embargo, los mismos investigadores señalaron dos aspectos: los vacíos de información y los mitos con desinformación.  

• Respecto a los vacíos de información están segmentados en dos tipos de respuestas: el 10% desconoce de la transmisión por contacto sexual, el 22% que desconoce la prevención del cáncer de cuello uterino, y 32% desconoce la prevención de la aparición de verrugas genitales mediante la vacuna papiloma.  

• Sobre la desinformación está el hecho de que sólo el 62% afirma que la vacuna previene la transmisión del virus entre personas, el 35% considera que la vacuna cura la infección con el virus.  

Además, se necesita que los servicios se ajusten para eliminar algunas barreras que ya han sido detectadas, como el hecho de que las mujeres prefieren que una mujer sea quien les haga examen, abrir espacios para hacerse el examen fuera de la jornada laboral o, permitir que un acompañante pase al momento de hacer el procedimiento junto con la señora mayor, usualmente su mamá o su abuela.

 

Fuente Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS)