Prensa CCSS

Los equipos vacunadores de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) del área de salud Golfito activaron la VacunACCIÓN de jóvenes de 12 a 17 años en los territorios indígenas de El Progreso y Alto Conte en el distrito de Pavón en Punta Burica.

Navil Atencio y Darío Zurdo son representantes del pueblo originario Ngäbe y trabajan como asistentes técnicos de atención primaria (atap) en la Caja. Ellos junto a Eduardo Chavarría (también atap) recorren esta zona.

El martes visitaron el liceo de El Progreso para abordar a los adolescentes que aún no habían iniciado el esquema de vacunación contra covid-19 y ayer miércoles instalaron el vacunatorio en el salón comunal de Alto Conte en Punta Burica, donde residen cerca de 250 personas.

“Es una zona muy montañosa. De la sede de ebáis al lugar donde instalamos el vacunatorio hay 10 kilómetros. Iniciamos a las 9 de la mañana, primero damos educación en el idioma ngäbere y en español, luego procedemos con la vacunación. Esta semana logramos completar el 100% de los alumnos del liceo de El Progreso y en Alto Conte llevamos un 70% de la población. También logramos vacunar a padres de familia de los estudiantes que estaban renuentes a la vacunación por ciertos mitos, pero logramos conversar con ellos y explicar la importancia de vacunarse. Por esto me encanta mi trabajo, porque es llevar salud a la población que más lo necesita”, comentó Navil.

Por su parte, la doctora Rosa Gallardo de Villa, coordinadora de enfermería de la Dirección de Red Integrada de Prestación de Servicios Región Brunca, resaltó el trabajo que han realizado los ataps en Conte, Alto Conte y El Progreso para abarcar a la población indígena que en un inicio no aceptaba la vacunación.

“Todas las personas deben tener acceso a la vacuna, sobre todo la población indígena, que sabemos que migran de un lugar a otro (Panamá). En algún momento tuvimos varios casos de covid en la zona. Navil y Darío al ser representantes de este pueblo originario han realizado un trabajo muy importante de sensibilización. Para nosotros es un gran logro llegar a la comunidad indígena y ver cómo se están vacunando, incluso esta semana logramos vacunar a un grupo de padres de familia que estaban renuentes”, comentó la doctora Gallardo.

VACUNACCIÓN EN EL DISTRITO DE PAVÓN

Adriana Leiva Artavia, enfermera supervisora del distrito de Pavón del cantón de Golfito, indicó que han implementado diferentes estrategias para vacunar a la mayor cantidad de personas que residen en esta zona.

“En octubre hemos tenido más apertura de la población a la vacunación. Por ser una zona rural a la gente muchas veces se le dificulta visitar la sede del ebáis entonces ubicamos los vacunatorios en puntos estratégicos, como en el puesto de vista periódica de La Virgen, en playa Zancudo, Río Claro de Pavón y en las zonas indígenas, incluso realizamos vistas casa a casa, sobre todo para vacunar a los adultos mayores que les es difícil desplazarse. Aprovechamos actividades que realizan diferentes instituciones como el Ministerio de Salud, la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Educación Pública, contamos con seis ataps, uno permanece en la sede de ebáis, dos están en diferentes puntos y tres visitan la zona indígena”, explicó la enfermera.

VacunACCIÓN avanza en zonas indígenas de Golfito

30 octubre, 2021 12:22 pm

Prensa CCSS

Los equipos vacunadores de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) del área de salud Golfito activaron la VacunACCIÓN de jóvenes de 12 a 17 años en los territorios indígenas de El Progreso y Alto Conte en el distrito de Pavón en Punta Burica.

Navil Atencio y Darío Zurdo son representantes del pueblo originario Ngäbe y trabajan como asistentes técnicos de atención primaria (atap) en la Caja. Ellos junto a Eduardo Chavarría (también atap) recorren esta zona.

El martes visitaron el liceo de El Progreso para abordar a los adolescentes que aún no habían iniciado el esquema de vacunación contra covid-19 y ayer miércoles instalaron el vacunatorio en el salón comunal de Alto Conte en Punta Burica, donde residen cerca de 250 personas.

“Es una zona muy montañosa. De la sede de ebáis al lugar donde instalamos el vacunatorio hay 10 kilómetros. Iniciamos a las 9 de la mañana, primero damos educación en el idioma ngäbere y en español, luego procedemos con la vacunación. Esta semana logramos completar el 100% de los alumnos del liceo de El Progreso y en Alto Conte llevamos un 70% de la población. También logramos vacunar a padres de familia de los estudiantes que estaban renuentes a la vacunación por ciertos mitos, pero logramos conversar con ellos y explicar la importancia de vacunarse. Por esto me encanta mi trabajo, porque es llevar salud a la población que más lo necesita”, comentó Navil.

Por su parte, la doctora Rosa Gallardo de Villa, coordinadora de enfermería de la Dirección de Red Integrada de Prestación de Servicios Región Brunca, resaltó el trabajo que han realizado los ataps en Conte, Alto Conte y El Progreso para abarcar a la población indígena que en un inicio no aceptaba la vacunación.

“Todas las personas deben tener acceso a la vacuna, sobre todo la población indígena, que sabemos que migran de un lugar a otro (Panamá). En algún momento tuvimos varios casos de covid en la zona. Navil y Darío al ser representantes de este pueblo originario han realizado un trabajo muy importante de sensibilización. Para nosotros es un gran logro llegar a la comunidad indígena y ver cómo se están vacunando, incluso esta semana logramos vacunar a un grupo de padres de familia que estaban renuentes”, comentó la doctora Gallardo.

VACUNACCIÓN EN EL DISTRITO DE PAVÓN

Adriana Leiva Artavia, enfermera supervisora del distrito de Pavón del cantón de Golfito, indicó que han implementado diferentes estrategias para vacunar a la mayor cantidad de personas que residen en esta zona.

“En octubre hemos tenido más apertura de la población a la vacunación. Por ser una zona rural a la gente muchas veces se le dificulta visitar la sede del ebáis entonces ubicamos los vacunatorios en puntos estratégicos, como en el puesto de vista periódica de La Virgen, en playa Zancudo, Río Claro de Pavón y en las zonas indígenas, incluso realizamos vistas casa a casa, sobre todo para vacunar a los adultos mayores que les es difícil desplazarse. Aprovechamos actividades que realizan diferentes instituciones como el Ministerio de Salud, la Organización Panamericana de la Salud y el Ministerio de Educación Pública, contamos con seis ataps, uno permanece en la sede de ebáis, dos están en diferentes puntos y tres visitan la zona indígena”, explicó la enfermera.