Prensa CCSS

  • Correcto lavado de manos, protocolo de tos y estornudo, vacunación contra la influenza en grupos vulnerables y evitar son clave para reducir la transmisión. 

Especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) pidieron a la población adoptar una serie de medidas preventivas, con el propósito de reducir el riesgo sanitario que suele incrementar la aparición de infecciones respiratorias agudas, durante esta época del año.

De acuerdo con el doctor Antonio García de la subárea Vigilancia Epidemiológica de la CCSS, durante esta época, es necesario adoptar una serie de medidas preventivas, en virtud de que aumentan las probabilidades de circulación viral y bacteriana lo que incide en un posible repunte de casos, principalmente en algunos sectores más vulnerables de la población.

Para el especialista, la manera más efectiva de cortar la transmisión de estos agentes infecciosos es mediante la aplicación de medidas higiénicas como el correcto lavado de manos, la aplicación del protocolo del estornudo, medidas de control ambiental y la vacunación contra la Influenza Estacional.

Manifestó que se debe prestar particular atención a los grupos vulnerables como el caso de las poblaciones infantil y adulta mayor, personas con enfermedades crónicas como asma, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), Diabetes, Hipertensión, Cardiopatías, entre otros, cuyos cuadros podrían presentar mayor riesgo de complicación.

 En relación con el comportamiento de las IRAG y , el especialista explicó que entre las semanas epidemiológicas 1 y la 35 no se reportó ningún caso por el virus de Influenza de tipo H1N1, sin embargo, a partir de la semana epidemiológica 36, se comenzó a reportar una ligera frecuencia en el número de casos por este virus con un promedio de entre 2 y 6 casos por semana epidemiológica.

Asimismo, reconoció que la mayoría de la sintomatología respiratoria que ha incidido en el aumento de las consultas por esta causa, también está relacionada con la afectación por diversos tipos de virus respiratorios, entre ellos, adenovirus Parainfluenza y Sincitial.

Por su parte, el doctor Anner Angulo, director del hospital La Anexión, aseguró que el comportamiento de las enfermedades virales respiratorias también afecta en esta ápoca del año la zona de Guanacaste.

Manifestó que, recientemente, el hospital registró cuatro casos de complicaciones de cuadros respiratorios, uno de ellos corresponde a un menor de nueve meses, que tuvo que ser trasladado al Hospital Nacional de Niños, donde permanece en condición estable.

Otro corresponde a una enfermera de ese establecimiento de salud con antecedentes clínicos de hipertensión, diabetes, con tratamiento inmunosupresor y sin la vacuna contra Influenza Estacional, factores que pudieron haber incidido en la complicación de su afección respiratoria.

Los otros dos casos, involucran a otra enfermera del hospital con historia clínica de comorbilidades asociadas y el otro, a un adulto de 34 años de edad sin ningún factor de riesgo, ni tampoco nexo epidemiológico. A ambos se les tomó muestra respiratoria y se encuentran a la espera de los resultados por parte del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA).

Según el doctor Angulo, todos los casos permanecen en condición estable y fueron manejados de acuerdo con el protocolo intrahospitalario para el manejo de este tipo de casos, que establece el aislamiento de los pacientes y protección para el personal de salud encargado de atenderlos.

Entre tanto el doctor Carlos Jiménez, subdirector del Hospital Nacional de Niños, hizo un llamado a padres, madres, encargados, educadores, entre otros, para que adopten todas las medidas posibles para reducir las opciones de transmisión del virus respiratorio Sincitial, el cual está afectando a gran cantidad de menores en esta época del año.

Aseguró que, en este momento, el hospital mantiene un índice ocupacional de un 86%, es decir, más de 108 pacientes hospitalizados por causas respiratorias y el 30% de ellos en condición crítica y que superan la capacidad de camas de cuidado intensivo disponibles, por lo que algunos de estos menores requieren de una permanencia mayor a la habitual en el servicio de Emergencias, otro de los servicios habilitados para poder brindar soporte a menores que requieran ventilación mecánica.

Según el doctor Jiménez, esto es habitualmente visto entre los meses de agosto a octubre, sin embargo, este año por características climáticas se retrasó un poco y el brote que comenzó en la segunda semana de octubre, ha mantenido su pico más crítico, en las últimas dos semanas

Ante este panorama, el especialista recomendó como principales medidas para cortar la transmisión de este virus respiratorio:

  • Estricto lavado de manos con agua y jabón restregando todos los espacios por debajo de las uñas y entre los dedos.
  • Evitar los lugares con alta concentración de personas.
  • Evitar el tabaquismo pasivo en virtud de que los restos de cigarrillo que quedan en la ropa y que son inhalados por los niños, irrita las vías respiratorias y favorece el contagio de este virus.
  • Cuidar y respetar el protocolo de tos y de estornudo.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura caliente a fría, lluviosa o ventosa sin abrigarlos adecuadamente.

El doctor Jiménez aseguró, además que, como este virus afecta fundamentalmente a los menores de dos años y entre más pequeños el riesgo de comportamiento puede ser más agresivo, hizo un llamado para que las personas resfriadas o afectadas por alguna afección respiratoria, eviten acercarse a los niños, principalmente a aquellos menores de seis meses.

 

CCSS pide extremar medidas higiénicas para reducir transmisión de infecciones respiratorias

20 noviembre, 2018 6:58 pm

Prensa CCSS

  • Correcto lavado de manos, protocolo de tos y estornudo, vacunación contra la influenza en grupos vulnerables y evitar son clave para reducir la transmisión. 

Especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) pidieron a la población adoptar una serie de medidas preventivas, con el propósito de reducir el riesgo sanitario que suele incrementar la aparición de infecciones respiratorias agudas, durante esta época del año.

De acuerdo con el doctor Antonio García de la subárea Vigilancia Epidemiológica de la CCSS, durante esta época, es necesario adoptar una serie de medidas preventivas, en virtud de que aumentan las probabilidades de circulación viral y bacteriana lo que incide en un posible repunte de casos, principalmente en algunos sectores más vulnerables de la población.

Para el especialista, la manera más efectiva de cortar la transmisión de estos agentes infecciosos es mediante la aplicación de medidas higiénicas como el correcto lavado de manos, la aplicación del protocolo del estornudo, medidas de control ambiental y la vacunación contra la Influenza Estacional.

Manifestó que se debe prestar particular atención a los grupos vulnerables como el caso de las poblaciones infantil y adulta mayor, personas con enfermedades crónicas como asma, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), Diabetes, Hipertensión, Cardiopatías, entre otros, cuyos cuadros podrían presentar mayor riesgo de complicación.

 En relación con el comportamiento de las IRAG y , el especialista explicó que entre las semanas epidemiológicas 1 y la 35 no se reportó ningún caso por el virus de Influenza de tipo H1N1, sin embargo, a partir de la semana epidemiológica 36, se comenzó a reportar una ligera frecuencia en el número de casos por este virus con un promedio de entre 2 y 6 casos por semana epidemiológica.

Asimismo, reconoció que la mayoría de la sintomatología respiratoria que ha incidido en el aumento de las consultas por esta causa, también está relacionada con la afectación por diversos tipos de virus respiratorios, entre ellos, adenovirus Parainfluenza y Sincitial.

Por su parte, el doctor Anner Angulo, director del hospital La Anexión, aseguró que el comportamiento de las enfermedades virales respiratorias también afecta en esta ápoca del año la zona de Guanacaste.

Manifestó que, recientemente, el hospital registró cuatro casos de complicaciones de cuadros respiratorios, uno de ellos corresponde a un menor de nueve meses, que tuvo que ser trasladado al Hospital Nacional de Niños, donde permanece en condición estable.

Otro corresponde a una enfermera de ese establecimiento de salud con antecedentes clínicos de hipertensión, diabetes, con tratamiento inmunosupresor y sin la vacuna contra Influenza Estacional, factores que pudieron haber incidido en la complicación de su afección respiratoria.

Los otros dos casos, involucran a otra enfermera del hospital con historia clínica de comorbilidades asociadas y el otro, a un adulto de 34 años de edad sin ningún factor de riesgo, ni tampoco nexo epidemiológico. A ambos se les tomó muestra respiratoria y se encuentran a la espera de los resultados por parte del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (INCIENSA).

Según el doctor Angulo, todos los casos permanecen en condición estable y fueron manejados de acuerdo con el protocolo intrahospitalario para el manejo de este tipo de casos, que establece el aislamiento de los pacientes y protección para el personal de salud encargado de atenderlos.

Entre tanto el doctor Carlos Jiménez, subdirector del Hospital Nacional de Niños, hizo un llamado a padres, madres, encargados, educadores, entre otros, para que adopten todas las medidas posibles para reducir las opciones de transmisión del virus respiratorio Sincitial, el cual está afectando a gran cantidad de menores en esta época del año.

Aseguró que, en este momento, el hospital mantiene un índice ocupacional de un 86%, es decir, más de 108 pacientes hospitalizados por causas respiratorias y el 30% de ellos en condición crítica y que superan la capacidad de camas de cuidado intensivo disponibles, por lo que algunos de estos menores requieren de una permanencia mayor a la habitual en el servicio de Emergencias, otro de los servicios habilitados para poder brindar soporte a menores que requieran ventilación mecánica.

Según el doctor Jiménez, esto es habitualmente visto entre los meses de agosto a octubre, sin embargo, este año por características climáticas se retrasó un poco y el brote que comenzó en la segunda semana de octubre, ha mantenido su pico más crítico, en las últimas dos semanas

Ante este panorama, el especialista recomendó como principales medidas para cortar la transmisión de este virus respiratorio:

  • Estricto lavado de manos con agua y jabón restregando todos los espacios por debajo de las uñas y entre los dedos.
  • Evitar los lugares con alta concentración de personas.
  • Evitar el tabaquismo pasivo en virtud de que los restos de cigarrillo que quedan en la ropa y que son inhalados por los niños, irrita las vías respiratorias y favorece el contagio de este virus.
  • Cuidar y respetar el protocolo de tos y de estornudo.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura caliente a fría, lluviosa o ventosa sin abrigarlos adecuadamente.

El doctor Jiménez aseguró, además que, como este virus afecta fundamentalmente a los menores de dos años y entre más pequeños el riesgo de comportamiento puede ser más agresivo, hizo un llamado para que las personas resfriadas o afectadas por alguna afección respiratoria, eviten acercarse a los niños, principalmente a aquellos menores de seis meses.